Etiquetas

,


¿Quién no ha oído hablar del crack más mediático de la ciencia de los últimos tiempos? Stephen Hawking, conocido por sus teorías sobre agujeros negros, cosmología y su cátedra newtoniana es mundialmente famoso por la silla de ruedas y ordenador incorporado que le permiten facilitar su día  a día.

Curioseado por todos, Hawking debe su cuerpo a un dispositivo de movilidad y un ordenador que le suplanta el habla, ahora controlado por el parpadeo. Todo ello se debe al desarrollo de ELA (esclerosis lateral amniotrófica), enfermedad que se le diagnosticó mientras se doctoraba. El Dr. Stephen, que ya ha cumplido los 69 años, fue condenado por una enfermedad que le pronosticaba poco tiempo de vida y a la que el inglés se tuvo que sobreponer cuando sobrepasaba ligeramente los 20.

Su intención antes de entrar en la universidad era el estudio de las ciencias naturales, especialidad por la que pidió una beca aunqeu no seria hasta tres años más tarde que se licencia en Física en Oxford. Desde allí iniciaría sus investigaciones con la universidad vecina de Cambridge. Acabó su doctorado allí y se dedicó a la investigación y docencia. Dos años después de ser profesor se le otorgó la beca de Matemáticas y Física Gravitacional, honor que comparte con Dirac y el genio Newton. A partir de este punto llegaron los galardones, desde su admisión en la Academia Nacional de Ciencias de USA, la Real Sociedad de Londres hasta el Premio Príncipe de Asturias en el 89.

Dejando de banda la curiosidad mediática y su repercusión social, Hawking ha aportado grandes trabajos a la ciencia, en especial a la Física y a las Matemáticas. Descubrió teóricamente la emisión radiactiva de los agujeros negros y postuló en la formación de macropartículas del tamaño de un protón instantes después del Big Bang.

Una década después postuló junto a Hartle la existencia de un espacio y un tiempo finitos. Postulación indispensable para casar todas las leyes de la ciencia. Él mismo se encargó de la divulgación de toda su obra, recordamos las tres obras más importantes de su bibliografía y que suben a la cúspide científica contemporánea. La primera fue “Breve historia del tiempo”, “El universo a cáscara de nuez” y “Ensayos sobre agujeros negros y pequeños universos”.

Nuevamente ha publicado “El gran diseño” obra de la cual espero subir una reseña próximamente.

 

En cuanto a la cumbre mediática a la que se ha subido el científico cabe destacar que su reconocimiento profesional como divulgador y docente es envidiable. Ahora bien, ¿ se halla en la élite de la investigación? Puede ser que a nivel astronómico haya ayudado a subir un nivel importante pero personalmente creo que se halla lejos de estar a ese punto, ya sea por su condición física que no es del todo favorable o bien por el camino que ha decidido seguir. Actualmente es de los pocos científicos reputables tan solo a nivel individual ya que en las demás áreas trabajadas, incluso en la suya, el trabajo viene predeterminado en equipo, donde cada uno pone su granito de arena. Es más conocido el PGH que Hawking, pero no Craig Venter quien lidera el proyecto por el único motivo que le sigue un equipo muy numeroso. Hawking se ha ganado su mérito y sus referencias individualmente pero ello le exhime de codearse con la élite de investigación que trabaja codo con codo para tener su sitio entre los mejores.

 

Gracias por leerme y saludos. Nos volveremos a ver dentro de poco con otra entrada.

 

 

Anuncios