Desde comienzos del último mes del año y hasta mediados del mes que viene tiene lugar la exposición Orígens. Está montada en la Carpa de la Fundación Obra Social La Caixa.

Aquí podéis encontrar todo lo relativo a horarios: http://premsa.lacaixa.es/obrasocial/exposicio-origens-sabadell-cat__816-c-15274__.html

La exposición nos presenta el instante evolutivo en que se produce el salto de simio a persona. Dejando de lado aspectos éticos y humanos muy interesantes para reflexionar, el recorrido se centra en como  llegamos a ser lo que hoy en día somos. El eje vertebrador que analiza bajo mirada microscópica cada ápice antropológico se divide en 5 partes: la vida arborícola, el bipedismo, las herramientas y el fuego, finalmente la auto-conciencia.

Los dos primeros pilares vienen esquematizados a través de diferentes figuras esculpidas y a escala desde el Ardipithecus hasta el Neanderthalensis, pasando por el Hombre de Flores, el Heidelbergensis (Atapuerca), Afarensis, Africanus … Igualmente equiparable a la reconstrucción parcial y total de algunos de los eslabones más conocidos de la escala homínida.

Otro eje básico es el de las herramientas, encontramos desde las armas más cotidianas de sílex hasta reproducciones de talleres de neandertales y otras fracciones talladas en piedra. Es curiosa también la actividad que se nos plantea sobre la posibilidad de hacer fuego tu mismo con un rodillo de madera entre dos piedras donde calcula la fuerza de fricción necesaria para que salte la chispa.

El siguiente y último paso que nos queda por recorrer en la evolución es la autoconciencia. A pesar de que pueda resultar un papel secundario o quedar relegado a la miscelanea primitiva, se trata de un suceso fundamental en la determinación homínido – persona. La autonciencia viene determinada por la capacidad de entendernos como un ente pasajero dentro de la naturaleza física, así los primeros eventos funerarios provienen datados de los neandertales y en esta exposición tenemos la oportunidad de encontrarnos con el complejo encontrado hace un siglo. Y de la misma forma que decía antes, en cuanto a miscelanea contemporanea a la primitividad, encontramos todas las réplicas de Venus existentes y representativas de cada período (incluyendo la de Willendorf).

En conclusión, os recomiendo esta exposición a todos, a los grandes y a los pequeños que os lo vais a pasar bien segurísimo y aprenderéis un montón sobre la evolución de nuestros homínidos y como era el humano antes de vestir de punto en blanco.

Anuncios