El 2011 podría decirse que ha sido un año prolífico en cuanto a investigación refiere. Y es que el año que suma cuatro nos ha dejado más de una sorpresa y algún que otro revolcón de tripas a los científicos. Desde la astronomía hasta la física de partículas, pasando por medicina, biología, química y otras muchas investigaciones que dieron su fruto a lo largo de estos doce meses.

Desde inicios de año, las misiones en Marte se han resistido y parece ser que condenadas al fracaso han ido cayendo una a una la mayoría de proyectos planeades sobre el planeta rojo. Este hecho no ha impedido que la revolución astronómica siguiera su paso y nos sorprendiera con Eris, la réplica plutoniana. Un planeta enano ,cuya superfície es completamente lisa, de atmosfera congelada. Ha sido un gran año para el estudio del cosmos, hemos anidado conocimientos del origen de nuestra galaxia y nuestro sistema y se ha otorgado un merecidísimo Nobel a este campo en relación a la expansión del Universo.

Tardó en llegar y tardará en reconocerse, pero ya tenemos la vacuna contra la malaria y otras 500 enfermedades infecciosas del cuerno africano. El Dr. Patarroyo publicó sus conclusiones y análisis de la vacuna hacia mediado de año. Tras una dura disputa con las farmacéuticas se ha hecho hincapié en la utilidad que supone su descubrimiento y la posible repercusión social.

También ha sido el año de la consolidación del grafeno y sus aplicaciones. El superconductor ultraresistene está desbancando a sus predecesores en las instalaciones punteras de alrededor del mundo.

Como ya discutimos hace un par de semanas, que el CERN anuncie que los neutrinos viajan a más velocidad que la luz es toda una sorpresa. A falta de pruebas más concluyentes, esta partícula (másica o no) puede tirar los cimientos de la física actual en este año nuevo que está entrando.

Siguiendo con el CERN, el atisbo del huidizo bosón de Higgs hizo sonar todas las alarmas. Se reduce su campo de busqueda a dos frecuencias muy próximas (116 y 130 GeV) y se confabula que  realmente gira entorno los 125 GeV.

El desastre de Fukkushima volcó al mundo entero sobre el país nipón. Las técnicas que se utilizaron para poner fin a un posible holocausto nuclear dentro del mismo país y evadiendo el descontrol europeo sobre la causa merecieron a uno de sus dirigentes, Tatsuhiko Kodama , entrar en el top ten de científicos del año según Nature.

No podemos cerrar un artículo sin obviar el descubrimiento de la microbiota arsénica que presentó desde la NASA la bióloga Rosie Redfield y que supuso una alteración en los ecosistemas microbianos descritos hasta ahora. Por supuesto, la zoología se manifestó en auge con la identificación de 53 nuevas especies en Costa Rica a lo largo del año en una zona tropical virgen.

Como podéis ver, el 2011 ha sido un año cargadito y esperemos que lo sea aún más el 2012, ahora es tu turno, ¿cuál crees que ha sido el descubrimiento más revolucionario? Podéis votar en la siguiente encuesta:

Anuncios