Etiquetas

, , ,


Si el ADN no era una fuente de investigación genética factible tanto a nivel científico como a nivel económico hoy toca jugar con su bioquímica. Como por todos nosotros es sabido la maravillosa molécula encargada de la herencia está formada por una base nitrogenada, un grupo fosfato y la desoxiribosa (una pentosa).

Está semana pasada ha sido publicado en Science el proyecto de Vitor Pinheiro en la Medical Research Council of Cambridge. El trabajo de este investigador ha sido sustituir las pentosas habituales (ribosa, desoxiribosa) por otras no tan comunes pero igual de eficaces en el tratamiento, gestión  y conservación de la información genética. De la misma forma han propuesto la introducción de dos anillos nitrogenados extraoficiales y al margen del código genético universal.

En cuanto al propio AXN que encabeza el titular, se trata de una denominación común de seis tipos diferentes de ácido nucleico con una pentosa anormal: AHN, ACeN, ALN, AAN, AFAN y ATN. Si cabe destacar un mínimo que comparten los seis tipos con sus homólogos no sintéticos es su precisión en tareas del mismo calibre. Se han desarrollado pruebas de herencia y el comportamiento de los nuevos nucleótidos iguala en un 96% a las moléculas terrestres. Este dato se relaciona con la posibilidad de transcribir cualquier tipo anterior de AXN a ADN o viceversa. De la lista anterior, el ATN se une específicamente al ARN de forma antiparalela. Este hecho hace especular sobre la bioquímica teórica que trata de explicar la evolución molecular en la época pre-RNA.

Una cuestión que puede pasar desapercibida hasta ahora es la enzimología nucleica. Las ezimas de sintesis de DNA (polimerasas) y transcripción, así como traducción de mRNA son enzimas específicas que no se han podido utilizar con el XNA. El desarrollo de proteínas de unión específica al XNA como centro catalítico ha sido la parte más duradera de toda la investigación y que se ha cobrado varios años de estudio. La principal ventaja es la utilización de los compuestos nucleicos para nuevos materiales en medicina, para biotecnología en terapia génica y biomedicina e incluso para solventar errores génicos.

Sin lugar a duda para su utilidad actual, la puerta que nos abre hacia el futuro es bastante más amplia que una aplicación técnica. Nos encontramos delante de la posibilidad de especular sobre que pasaría si este AXN evolucionara solo (almenos es lo que se cree) o si partiéramos de él como una alternativa usual para el sistema biológico.

Anuncios